30 abril 2010

Sin rumbo

"Mañana me arrepentiré"

Se levantó y salió de casa. Llegó al anochecer después de pasar el día fuera. Se sentó en su sillón y se miró en el espejo que había colocado en el lugar dónde debiera estar el televisor. Encendió un cigarrillo, dió una profunda calada, y volvió a marcar su cuerpo con el candente filtro de nicotina. Cuando hubo terminado con el cigarro, con cinta americana fijó sus párpados para evitar cerrarlos en un vano intento por no verse, por no observarse, por apagar el día, y se durmió con su mirada observándole desde el cristal que le devolvía a sí mismo.


Cuando despertó al día siguiente se dijo


"Mañana me arrepentiré"

Se levantó y salió de casa

img source: here.

3 comentarios:

  1. Bueno, pero parece ser que no se arrepiente :)

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Algo así Tuky Aunque si lelgo a seguir escribiendo no ahbría un mañana, jajaja. Besos besantes.

    El arrepentimiento no existe para ese personaje Belén De echo igual hasta lo recupero en otra historia, jejeje. Mesitos májicos majica.

    ResponderEliminar

La máscara del más turbado